Archive for febrero, 2010


Hoy os dejo las fotos de los regalitos que hice para mi amiga María y su nene Mateo.

La verdad es que no es porque lo haya hecho yo, pero es un regalo muy, pero que muy práctico para llevar al hospital cuando vas a visitar a una reciente mamá, porque pañales es lo que más va a necesitar!!! La ropa de recién nacido enseguida se le queda pequeña y suelen tener a montones, peluches también suele haber varias toneladas alrededor del bebé, y de esta manera podemos regalar algo original, muy útil y práctico y francamente llamativo. ¡Ah! y dentro de la tarta iba una botella de champán para que los papis lo celebren…

Además también llevamos un regalito para la mamá que, como casi todas las recién paridas, se moría por comer jamón:

Efectivamente, es un ramo de flores… de jamón serrano. Si el pastel de pañales lo ví en internet y aprendí a hacerlo gracias al youtube, tengo que decir que en este caso la idea sí que fue mía, lo cual me llena de orgullo y satisfacción, jejejeje, sobre todo al ver la cara de las dos mamás a las que se lo he regalado. Nunca había tenido en mis manos un ramo de flores que oliera tan bien…

Anuncios

En esta entrada no me voy a enrrollar mucho, que me lio, me lio, y al final no sé ni lo que digo. La cuestión es, que yo pensaba que desde que se había aplicado la nueva ley antitabaco, la gente se había tomado bastante en serio lo de no fumar en ciertos sitios (colegios, hospitales, en el metro…), aunque siga en debate si se puede o no fumar en otros lugares públicos como bares, dicotecas, paradas de transporte público al aire libre, etc…

Ya por una parte no me parece bien que la gente esté fumando en la puerta del hospital, es un sitio grande en el que siempre hay alguien con ganas de fumar, con lo que la puerta del hospital está contínuamente llena de gente fumando. Bastante le cuesta a algunas personas mayores subir los cuatro escalones que dan a la entrada principal, como para encima tener que hacerlo llenándose los pulmones de humo de tabaco de segunda mano. En este caso yo soy una defensora absoluta de las zonas habilitadas para los fumadores, aunque tenga que ser fuera del hospital (¿tan caro es hacer una sala con 4 paredes y un extractor de humo?). Pero bueno, entiendo la necesidad del fumador y, si la ley les manda a la puerta, ellos obedientes.

Pero lo que no puedo entener, y me tiene lela todavía, es haber podido comprobar que aún hay médicos que fuman dentro del hospital. Y no hablo de un caso aislado, ni de bajarse a los sótanos donde más de 4 plantas te separan de cualquier paciente, sino de despachos en las mismas plantas en las que hay habitaciones. La sensación que a mi me ha dado es que hay un sentimiento de, “que no me vea nadie”, no como antiguamente, que se podía fumar en las escaleras, y allí que nos íbamos todos sin ocultarnos y sin ningún pudor ni remordimiento de conciencia; pero “yo estoy en mi casa y hago lo que quiero”.

No se que opinareis los fumadores, pero una de mis compañeras de prácticas fuma (y bastante) y tmabién se quedó lela cuando lo vió, de hecho ella no fumó (y podría haberlo hecho).

Creo que voy a empezar a hacer chantaje como el que plantean en la viñeta del jueves…

Como muchos sabreis, este año se ha liado buena con el MIR. Bueno, se ha liado en los círculos más cercanos y las personas que estamos pendientes de qué pasa con el examen, porque en los periódicos no se ha dicho ni media palabra (creo que en alguno ha caído alguna mención de referencia).

La cuestión es que con tanto caos y tanta opinión (que si ha habido filtraciones, que si las imágenes han perjudicado a unos y beneficiado a otros, que si solo se han enterado los de las academias, que si con menos preguntas hacer las estimaciones es mucho más difícil y nadie sabe por donde le viene el aire…) yo le estoy dando vueltas desde el principio a una historia…

A todos nos ha pasado alguna vez que hemos vivido algún suceso de cerca que luego ha salido en los periódicos, y hemos podido comprobar que se suelen magnificar bastante las cosas, pues de tanto oir que si filtraciones, que si el hijo de algún médico al que habían pedido preguntas, que si pitos que si flautas, no paro de imaginarme algo mucho más sencillo.

Quiero decir antes de contar mi “imaginación” que no tengo ni idea de como funciona la confección del MIR, pero supongo que alguien tiene que hacerlo (y no creo que sea una persona sola) y que alguien tiene que fotocopiarlo, si suponemos que las preguntas las ponen médicos, y muy probablemente con algún cargo (no creo que las ponga ningún resi), también podemos suponer que las fotocopias las hace otra persona, que no es la misma que hace el examen. Supongo que se tendrá que hacer una revisión de las fotocopias y luego se embalarán, y a partir de ahí nadie ve el examen porque las cajas se desprecintan en las aulas con todos los opositores dentro. La rumorología dice que el examen lo ven solo 3 personas (2 que lo hacen y uno que lo fotocopia, dicen), pero siendo este país como es, yo me imagino más que mientras se hace se comenta y que mientras se transporta de un despacho a otro no se hace en un maletín blindado y que mientras alguien desayuna no se tiene bajo siete llaves, sí presupongo que habrá una seguridad que impida leer una pregunta entera y cotejarla con la plantilla, pero un examen con imágenes, a no ser que se oculte intencionada y cuidadosamente, salta a la vista, y ver el número de preguntas que tiene tampoco debe ser muy difícil, aunque sea de pasada.

Toda esta paranoia mental la he montado para que nadie piense que acuso a nadie, porque creo que incluso en las cosas más oficiales, estrictas y secretas hay un margen de error, y más en este país que nos lo tomamos todo a cachondeo.

A lo que voy: yo me imagino a alguien dándose cuenta de que el examen tiene imágenes (ahí ya que cada cual se imagine quien ha podido ser), y pensando “madre mia, pobres chicos, ¡si nadie les ha dicho nada!” y “filtrando” la información como un rumor, confiando en que al final todo el mundo se entere, y me lo imagino ahora, en su casa, pensando… ¡madre mia, la que se está montando por intentar echar una mano! (Sí, en mis pensamientos todo el mundo empieza las frases con “¡madre mia!”).

Sé que seguramente no ha sido así, y que mucha gente, si leyera esto, pensaría, “esta tía es gilipollas y no se entera de como funciona el mundo”. La verdad es que la opción fácil suele ser pensar en lo malo, y en que las cosas se han hecho buscando, o bien el beneficio propio, o bien el mal ajeno. Yo procuro siempre buscar una alternativa a las situaciones que se me plantean, la mayoría de las veces me equivoco claro, pero alguna acierto…